jueves, 9 de febrero de 2012

Me sentaría frente a ti para poder contemplarte todo el día, porque mirarte me encanta. Cuando me sonríes con los ojos, mientras tus labios besan los míos. Cuando me miras al acercarte a mi por la calle, acelerando el paso para llegar cuanto antes. Cuando te cuento una tontería de las mías y te entra la risa floja.
















Dormirme mirándote, y no apartar la vista, para cuando despierte, lo primero que vea seas tú. Pero el sueño me hace moverme y te pierdo de vista, y cuando despierto en mitad de la noche, te busco bajo las sábanas por si te hubieras ido. Te busco con la mirada de mis manos en la oscuridad y no me quedo tranquilo hasta que oigo tu respiración pausada y tranquila del sueño.














Quiero que me soples al oído tus deseos, tus anhelos, tú amor. Con la dulzura con la que soplas un diente de león. Porque cuando me susurras se me eriza todo el cuerpo y me entran ganas de besarte.






No quiero que te alejes nunca de mi lado porque cuando lo haces me siento perdido.

Fotos: SuperG
Texto: SuperG