jueves, 26 de enero de 2012

De menos


A veces me paro y pienso en las cosas que hacía. ¿No os pasa? Cosas que hacías hace tiempo y que te encantaba hacer. Cosas que ya no haces. Visto desde la distancia, la idea es bucólica y solo recuerdas lo bueno. Los momentos mágicos.

Recuerdo esos momentos que me hacían levantar del suelo al menos un palmo. Esos días en los que nos juntábamos para ensayar y las cosas salían, y las canciones sonaban. Buenos momentos que quedan para el recuerdo.

Pero claro, como todo, también tenía sus malos momentos. Los ensayos hasta altas horas, las repeticiones sin fin, una y otra vez hasta que las cosas salían, el coste económico y de tiempo, la falta de sueño, el no tener tiempo para nada más.




Ahora es otro momento, y hay otras cosas y otro tiempo para esas otras cosas. Por su puesto, no me arrepiento de nada, de ninguna decisión tomada a conciencia, porque se que cualquier día de estos todo puede retomarse, seguro que con otras energías y otras ideas nuevas.












Quién sabe.

Solo que hay días que lo hecho de menos.