lunes, 7 de mayo de 2012

Electricidad estática


Cuando una vela se termina, con su llama se enciende la siguiente, que arde con fuerzas renovadas iluminando todo a su alrededor. Y cuando esta está a punto de terminarse se enciende la siguiente, y luego otra, y otra más. Para que la sensación de calidez y seguridad nunca cese.

Y aunque a su alrededor el paso del tiempo deje su marca, amarilleando y envejeciendo las páginas de las novelas vividas, desconchando las maderas, la luz permanece.











Aun cuando pongo mi mano sobre tu cuerpo, sigo sintiendo esa chispa. Esa primera corriente eléctrica que desde el primer día que entró por la punta de mis dedos, se ha quedado en mi interior generando una diferencia de potencial que aun me pone los pelos de punta.


Será porque te amo como el primer día...

... e incluso más que entonces.

Texto: SuperG
Fotos: SuperG